Julieta Salvi

Nació el 07 de Noviembre de 1975, escorpiana, con ascendente en piscis y luna en capricornio. Hay tres palabras que la reflejan: intensidad, amor incondicional y disciplina. Tiene una hija, Juana y una nieta, Aruma, quienes son inspiración para su vida y su práctica. Practica Yoga desde el año 1990 y lo enseña desde el 2005, luego de realizar su primer Profesorado de Yoga. Conoce el Ashtanga Vinyasa Yoga en el año 2006, y desde ese momento dedica su tiempo completo a su práctica y estudio, para luego,  comenzar a transmitirlo. Su primer maestro fue Ricardo Filomena con quien practico hasta el año 2013, sentando bases sólidas para la práctica y la enseñanza. Realizó luego el Profesorado en Ashtanga Vinyasa Yoga con Alejandro Chiarella . Realizó diferentes seminarios de Ashtanga Vinyasa Yoga  para seguir profundizando en su práctica y filosofía. Actualmente practica junto a Mercedes D´Orta de Ashtanga Colegiales con quien sigue profundizando. Si bien sigue la tradición y pureza del método del Ahtanga Vinyasa Yoga, su afán de ir mas alla de la estructuras la llevó a investigar en vinyasa krama yoga, en especial el método de Srivatsa Ramaswami, discípulo también de Krishnamacharya, con quien le gustaría seguir ampliando recursos y conocimiento para enriquecer la enseñanza del yoga y la esencia del vinyasa. Considera a la práctica como sostén e inspiración fundamental en su vida y la practica con dedicación, disciplina y devoción para asi poder compartirla y transmitirla. Después de tantos años de practicar considera que la práctica debe estar impregnada de amor, compasión, constancia y desapego para transformarnos y asi poder reflejarla en nuestro día a día. Luego de dar clases en varias salas y espacios en Buenos Aires y Córdoba, abre su propio shala en Bella Vista para enseñar, inspirar y transmitir el método con consciencia y amabilidad.

La práctica de yoga la llevo a un proceso de mucha transformación consigo misma y el entorno, comenzando a interesarse por nuevas formas de estar y habitar en el mundo. Es una amante de los pueblos originarios y los saberes ancestrales ya que los considera el camino de retorno al equilibrio que perdimos. Eso la llevó a estudiar e investigar intensamente permacultura y desarrollo sustentable, dedicándose  a la enseñanza y difusión de la bioconstrucción. Actualmente está construyendo junto a su familia, un shala de adobe en Open Door para retiros y prácticas. Considera estas prácticas como un reflejo de la práctica de yoga en una forma de vivir amorosa y en armonía con el medio. Como buena escorpiana, su frase célebre es “Practica y todo se transformará”. Realizo diversos retiros y viajes conscientes durante muchos años junto a Tierra Natural en donde combino sus estudios de turismo y de counseling psicococorporal, además del yoga. Del counseling incorporo en la práctica el profundo respeto por el proceso del otro, la confianza absoluta en el ser de cada uno y el amor incondicional por cada persona que llega a la sala. Para complementar estudio además Ayurveda, plantas medicinales y diversas corrientes de alimentación consciente, actualizándose constantemente ya que es un tema que le apasiona. Actualmente cursa la Formación para Formadores en Hari Om Internacional Escuela de Yoga, Yogaterápia y Ayurveda, Yogaterápia Hari Om Internacional Escuela de Yoga, Yogaterápia y Ayurveda. En estos últimos años empezó a estudiar música autóctona americana junto a su pareja en donde experimenta aspectos similares que en la práctica de Yoga, asi como en la práctica las asanas están entrelazadas por vinyasas perfectos que sintetizan una práctica fluida, en la música cada nota en resonancia con la siguiente teje una melodía que resuena en nuestra alma.

​© 2017 by Ayres Yoga. Todos los derechos reservados